Lo que seguramente debe pensar Gloria mientras toma un café

Antes de que te vayas, antes de que tu espalda me afirme que ya no son ni telarañas lo que nos une, déjame de nuevo en la espera insensible de tu regreso. Deja que los dientes y el pelo caigan solos, para poder mañana despertar de nuevo con la duda de si siguen siendo tus excrecencias las que brotan como sudor inevitable de mis manos. Cállate a tiempo, y resuelve tus problemas mordiéndote las uñas, cada que recuerdes que ya ni los semáforos son necesarios para decirnos que las mordidas sin deseo también duelen… Puedes llevarte la denigrante inexistencia de los hoteles rotos, donde desgraciadamente todavía la carne tiene sus objeciones ¡y a veces sin pensarlo, es mejor atiborrarse de café hasta muy tarde para que el hijo que nunca he pensado darte se vuelva sólo cafeína y humo en el estómago! Y no vuelvas, no vengas hasta que algún insomnio te permita descubrir cómo se aplica la cirugía plástica en la sangre, cómo se sacan las arrugas de este decrépito líquido rojo, que tú y yo, orgasmo tras orgasmo envejecimos. Porque no quiero volver a verte sino como costumbre idiota de jabones de olor en todo este cuerpo que ni en mis sueños más mundanos has tocado. Recuerda como siempre, que jamás acercaste tus rostro lo suficiente como para decir un te quiero desde dentro. Sigues paseando por las calles, yo, presa de la noche. Lárgate, pero antes y por última vez, déjame pensar que algún día , cuando te conozca, te seré irremediablemente necesaria…

coffee.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s