La Laguna

Cuando viví en SCLC, los fines de semana fueron perfectos para dar el rol por Chiapas. Y en unos de esas largos fines que levantan el ánimo decidimos ir, Renata, Karen, Arturo, Chus, Dom y yo, a ver qué nos encontraba.

Aproximadamente a las 7 am partimos para tomar por 45 min, una camionetita a Comitán, 15 min de taxi para no sé qué municipio, 20 min de combi para las Margaritas para luego esperar por 45 min al camión de redilas y conocer al Yisuscraist catalán ; 3 hrs para llegar a San Quintín -ejido de Emiliano Zapata y entre 7 y 8 kms de caminata por la Selva Lacandona con kilos de comida y litros de agua… y por fin, llegar al paraíso solitario que guarda la más grande laguna de Chiapas, la de Lacam-tún o como la nombraron los españoles, Laguna Miramar.

Para las 5:30-6 pm llegamos y aprovechando la luz del atardecer, instalamos 3 tiendas de campaña y buscamos leña para la fogata. Había luna llena, así que entramos a la Laguna por un baño de media noche, el agua estaba caliente, el suelo lodoso y  el espejo del sol iluminaba por kilometros a la redonda.

3 días pasaron dando el rol en un botecito-lanchita-balsa por la Laguna que de día el agua es color “caribe”; primero girando alrededor de nuestro propio eje por largo rato hasta que el sentido común se despertó y aún así tardando muchísimo en llegar a las formaciones volcánicas que parecen galletas de abuelita gigantes y que están a lo largo de la Laguna. Visitando saraguates, monos aulladores medianos que al entrar la noche no aullan, rugen y asustan, escalando árboles e intentando notar, sin éxito, algún signo de vida en el cocodrilario natural.

El viaje se llenó de pláticas divertidas y a veces inconexas, noches estrelladas, latas de atún, humo, promesas, contemplaciones y un accidente con hormigas voladoras que hizo a Chus echarse un clavado con vuelo para sumergirse en la Laguna y embarrarse lodo en la cara que asomaba mordeduras.

El regreso por la selva con sleeping-bags desfundándose cada 300 mts y el clima tropical a pleno sol nos hizo sudar por varios kms, entonces “mejor” nos fuimos en balsa por el río comiendo los plátanos más extraños aunque deliciosos, y “cortar camino” por Lagos de Montebello para estar de vuelta en casa esa misma noche.

Cuando llegamos a la primer parada-pueblo-puerto había “fiesta” y entre paisanos borrachos, no había quién nos llevara para los Lagos, así que esperamos acompañados de unas chelitas y taquitos de salmón al vacío, a que alguien nos recogiera para solamente dejarnos varados a mitad de la noche en un centro ecoturístico del ejido de Nuevo Jerusalem.

Tras un jaleo provocado por la “pasadez” del chofer al querer cobrarnos más de lo acordado y el frío, “cenamos” lo que encontramos, vimos alguno que otro sapo y dormimos poco. La alarma sonó y al amanecer tuvimos que despabilarnos para emprender el regreso…

Anuncios

Una respuesta a “La Laguna

  1. ya lei tus historias, muy bonitas pero quien es Gloria? No entiendo muy bien tu historia o el punto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s