Minientrada

Nada como tomar el sol una tarde de invierno en el jardín con una noche buena…

Anuncios

Nos mudamos….

www.dulontheroad.com

Navidad Feliz

santaclauseworshippingbabyjesus.jpg

Festividad que ha dejado de ser una celebración familiar y especial para convertirse en festejo del despilfarre y consumismo más absurdo, la Navidad.

Creo que culturalmente hablando, la Navidad está en decadencia y hace algún tiempo ya que va perdiendo popularidad. Y es que entre tantos foquitos de colores, árboles gigantes, pavos inocentes dolosamente decapitados y demasiadas preocupaciones por estirar el dinero para quedar bien, realmente muy pocos o casi nadie se detiene a preguntarse el porqué o porquién de tanto relajo en éstas fechas. 

Habría que darle gracias a ese niño que hace más de 2000 años nació y llegó al mundo rodeado de miseria y en plan humilde y pacífico; y que hoy en día es figura central del cristianismo y quien millones de cristianos profesan que fue hijo de Dios. Sin embargo miles y miles celebran este hito como si no lo creyeran y lo hacen junto con otros tantos que no lo han creído nunca, pero bueno… ya saben que nunca falta pretexto para festejar; es más, hasta lo festejan cientos que darían incluso la vida para que nadie lo siguiera creyendo. 

Dejando de lado los prejuicios religiosos y sociales ¿cuántos en verdad creen que la Navidad es una fiesta del absurdo? Y es que es verdad que la Fiesta Decembrina ya no es lo que era; antes se trataba del montar el pesebre o “nacimiento”, poniendo lagos y ríos de espejo, echando a volar la imaginación y en la Noche Buena se cenaba y bebía en agradecimiento a la existencia del niño Dios, a la salvación y se le arrullaba con cantos de cuna. Pero después llegó la costumbre, ¿de dónde habrá venido?, que no sólo los Reyes Magos, sino también el niño Dios trajera regalos y entonces los niños dormían más temprano para que llegaran pronto los juguetes.

Hasta que tan de repente y tan sin razón el so called niño Dios fue desterrado por un regordete simpaticón que más tiene que ver con el refresco de cola que con el cristianismo. Así es, me refiero a Santa Claus, quien no llegó sólo sino con trineo, alces que atraviesan los cielos y miles de juguetes “para aquéllos que se portaron bien en el año”. Dicen los que dicen que saben, que San Nicolás revivió a varios niños que fueron atacados por un oso en la nieve y que gracias a eso se le proclamó el patrón de los niños y cada 6 de diciembre se le celebra desde el siglo XVIII en algunas regiones germánicas del norte. Pero un buen día y para mal de los globalifóbicos la cultura también se globalizó y entonces a Tierra Caliente Santa llegó.  

La nieve artificial comenzó a tapizar el trópico y las velas de colores con pavos rellenos, ensaladas de manzana, series de luces que iluminan al ritmo de Jingle Bells, tarjetas con discursos sin sentido, ovejas de peluche colgadas de las puertas augurando dinero y canciones como pero mira cómo beben los peces en el río interpretada por grupos como Pandora, haciendo eco en todos y cada uno de los centros comerciales y muchas más tonterías memorables que introducen y hacen presentes 2 semanas delirantes de consumo, a las que muy pocos o casi nadie escapamos. 

Pareciera ser momento de alegría obligada, caridad por lástima, tiempo de regalar y todo porque nos regalan o para que nos regalen. Reunirse con todos aquéllos que en el año carecen de tiempo o ganas para un encuentro, oportunidad pertinente para “limar asperezas” y salir de compromisos de carácter aplazable por indeseables, invitar al pordiosero de la esquina a cenar aunque desde hace años forme parte del inventario urbano y a lo largo del año se vuelva invisible, institucionalizar actos tan crueles como el Teletón para hacer la última movida del año y olvidarnos del pasado, dedicándonos a poner el árbol de navidad en espera de Santa Claus y ya sin nacimiento y ya sin niño Dios aunque con miles de regalos…

PERO como la moneda siempre tiene otro lado, aquí unos datos que nos recuerdan que la Navidad no es toda farsa y que es cierto que puede ser momento de felicidad:

  • El Guadalupe – Reyes une y reúne a amigos y a desconocidos.
  • La comida es deliciosa.
  • Las calles huelen a ponche.
  • La cerveza de temporada es un elixir.
  • La gente es más amable.
  • Las rifas generalmente traen buenos regalos.
  • Las voces se llenan de buenos deseos.
  • El aguinaldo por fin llega.
  • …y todo lo malo queda momentáneamente en el olvido.

Por lo que no está demás desearles salud, perserverancia, paz interior y que todo en sus vidas se parezca cada vez más a eso que sueñan cada día… 

A Él

ventana.jpg

¿Qué es el amor si no un momento prolongado? Eterno. Para toda la vida. Uno halla razón en el universo. Sentido en lo existente. Lo que hay detrás del espejo. Reflejo de nosotros mismos. De él y de mí. Riendo de lado con cervezas en mano. Quisiera hacer esto hasta que muera…Y qué sensación aquella. La del momento. La única que tiene vida por sí misma. Las voces nos hablaron esa noche. No dijeron mucho. Por poco y nada. Su casi silencio fue lo que nos abrió las puertas. La verdad me dio miedo. Pero quiero tomarte de la mano. Todo el tiempo. Por todo lo que nos falta. No puede ser que te haya encontrado. Hasta parece demasiado sencillo. Esperaba una búsqueda más complicada. Aunque ésta sigue llena de sensaciones intensas. Repensar las dudas. ¿Y si esto? ¿Y si aquello? ¿Y si el otro? Esa noche fue inolvidable. Las expectativas se volvieron insignificantes. No podía esperar más. Tenemos que subir montañas juntos. Respirar aire nuevo y no preguntarnos nada de lo que ya fue. Ya nos lo iremos contando. Por cierto, qué bonitos ojos tienes. Mar de luna, como una gota que se estira por el firmamento nocturno. Somos de noche los dos. De miradas que se pierden en lo que ven, nunca pueden dejar de voltear hacia donde no estamos, pero sabemos bien dónde nos encontramos, exactamente en dónde habitamos. Te llamaré fuego, y bailaremos danzas de indio bajo la estela de la fecundidad, aquí sólo hubo nosotros dos. ¿Y lo demás? Que sea lo de menos. Pensamos en aquello porque lo conocíamos bien antes de que llegáramos. Yo era tan feliz y lo sigo siendo ahora, mientras te imagino en estas letras de tinta encantada. Y es que qué hermosa boca tienes. Infalible y honesta, realidad en donde la hay, siempre verdad. ¿Te estaré creando? En algo así como una ilusión fanática. Inventándote en la finca de mi imaginación ahora escasa de otra cosa que no seas tú. Toda yo se vuelve sonrisa. Mi alma quiere perdonar todos los males humanos. Sólo quiere estar libre para recibirte en una ceremonia cósmica. Yo tierra y tu león. Yo luna llena y tu marea alta. Yo te palpito y tú me palpitas.

Qué libertad hay en nosotros los solitarios. Caminantes sobre la raíz. El cielo es aire cuando se sabe volar. Hay que irnos de aquí. Hasta donde ya no haya mañana. Ni cosas que perder. Y tú me sonríes con esa mirada extasiada. Qué absurda puedo ser cuando mi mente se va. Hacia quién sabe dónde. Pero seguro contigo…

La danza de los locos

locura.jpg

Los locos danzan el vals mefisto a la mitad de la noche. Están borrachos y les duele la razón. Las notas se les clavan en la carne como alfileres, y disfrutan el dolor.

Los locos fluyen en el espacio y lloran mariposas que se esparcen en el aire. Se miran las cuencas vacías y sonríen con amargura.

Los locos en su danza, fluyen y fluyen en la estancia esbozando una expresión idiota y si sus pies no tocan el suelo, es porque ellos son seres etéreos como las medusas. Viéndolos bailar tan exaltados uno inmediatamente piensa en ángeles. Los locos son los hijos predilectos de dios.

Let’s go for curry

Soldiers burn large amounts of drugs while the journalist, hum, gets a ticket to ride! Here’s something you’ll all enjoy, and about translating my blog, I still have my doubts… anyway, check this out.

Over and out

Lo que seguramente debe pensar Gloria mientras toma un café

Antes de que te vayas, antes de que tu espalda me afirme que ya no son ni telarañas lo que nos une, déjame de nuevo en la espera insensible de tu regreso. Deja que los dientes y el pelo caigan solos, para poder mañana despertar de nuevo con la duda de si siguen siendo tus excrecencias las que brotan como sudor inevitable de mis manos. Cállate a tiempo, y resuelve tus problemas mordiéndote las uñas, cada que recuerdes que ya ni los semáforos son necesarios para decirnos que las mordidas sin deseo también duelen… Puedes llevarte la denigrante inexistencia de los hoteles rotos, donde desgraciadamente todavía la carne tiene sus objeciones ¡y a veces sin pensarlo, es mejor atiborrarse de café hasta muy tarde para que el hijo que nunca he pensado darte se vuelva sólo cafeína y humo en el estómago! Y no vuelvas, no vengas hasta que algún insomnio te permita descubrir cómo se aplica la cirugía plástica en la sangre, cómo se sacan las arrugas de este decrépito líquido rojo, que tú y yo, orgasmo tras orgasmo envejecimos. Porque no quiero volver a verte sino como costumbre idiota de jabones de olor en todo este cuerpo que ni en mis sueños más mundanos has tocado. Recuerda como siempre, que jamás acercaste tus rostro lo suficiente como para decir un te quiero desde dentro. Sigues paseando por las calles, yo, presa de la noche. Lárgate, pero antes y por última vez, déjame pensar que algún día , cuando te conozca, te seré irremediablemente necesaria…

coffee.jpg